RADIO ALCANCE MUNDIAL - ¡Valió la pena!
  Principal
  Recursos
  Quienes Somos
  REFLEXIONES
  => Tiempo de Agradecer
  => ¿Qué guardas en tú corazón?
  => El niño que vende rosas junto al semáforo
  => Si te libró antes, lo hará otra vez!!
  => Un amor para toda la vida!
  => Quizás hoy sea el día Señor, que escuches mi clamor.
  => CARTA DE UN PADRE A SU HIJITO
  => ¡Valió la pena!
  => Temor del Padre
  => El mejor Jefe
  => Canta Juanita...Canta!!!
  => El verdadero amor existe!
  => “DOCE REGLAS PARA CRIAR NIÑOS DELINCUENTES”
  => ACÉRQUESE SIN TEMOR
  => ADELANTE, LLORE!!!
  => Bastate mi Gracia
  => Una perdida interesante…
  PROGRAMAS
  YO Y MI CASA
  Show de DANTE GEBEL
  LOS TALITOS
 
  MICROPROGRAMAS PARA SU RADIO
  VASO FRAGIL
  ARTICULOS INTERESANTES
  Los Judios, La Iglesia y los Gentiles
  Quiere un programa en vivo?
  Auditores Favoritos 2009
  TESTIMONIOS
  Guillermo Ramirez
  Newsletter
  Encuestas
  Foro
  Videos Musicales
  Recomiéndenos
  EVANGELICOS VOTAREMOS NULO EN PRIMERA VUELTA
  feliz primer aniversario!!

¡Valió la pena!

 

Que difícil es reconocer la naturaleza exacta de nuestro ser, recuerdo como se me quebraba la voz cuando reconocí ante Jesús mis pecados. Aquél día en presencia de mí Señor empecé a rendir cuentas de cada uno de esos regalos divinos que había puesto en mí. Sentía que moría con cada verdad que salía de mí boca, había mal usado mí vida. Pero si Yo quería ser Salvo, tendría que confesar mis pecados.
 
Con grande dolor e impotencia reconocí que mí alma estaba encadenada a adicciones y pasiones. Mi Señor dijo que El ya lo sabía y conocía mi dolor mejor que Yo. El Salvador dijo que aún había vida y salvación para mí, si Yo le creía; pero tendría que ser muy valiente.

Como Jacob, esa noche combatí con  Dios y con cada pecado que confesé el hería al que pensaba  en ese momento era Yo. El Señor acabó con mis fuerzas y morí a ese viejo ser. Me encontré a mí mismo, cambió mi nombre, fui salvo, remplazó mi corazón de piedra por uno que latía y recibí la luz del espíritu santo. ¡Valió la pena!

Solamente confesándole al Señor nuestros pecados, podremos ser salvos y edificados. Por más que nos duela y por más que nos cueste.
(Proverbios 28:13-14)

Y recuerda Brother/Hermanita,
! Si confesamos nuestros pecados es para crecer, no para avergonzarnos de nuestro ser! 

Dios los bendice hoy………………………………………………………

 

Richy Esparza

 

pimpardo77@hotmail.com



=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=